lunes, 28 de septiembre de 2009

Entierro

Ay si los vivos pudieran hablar
decir tantas cosas, pero era hora de los muertos.

Yo llevaba la cruz, ellos llevaban el cajón
no llegábamos jamás,
mis labios dejaban una sola oración
unas palabras y todo silencio,
entre el aire las estrellas y en mi alma el dolor.

Ay si los vivos pudieran sentirse tan vivos
sin pensar en la muerte, sin tener el peso del cajón,
de cruces de madera blanca,
de tardes llena de muerte
de esa muerte nuestra
como el anillo que llevamos en un dedo,
pero que raro, no puedo.

Y la muerte es de todos
tan negra, tan bella.

Yo llevaba la cruz no en las manos,
la llevaba en la cara dibujada como un tatuaje
estaba lleno de muerte, estaba blanco
(pero la muerte es negra)
sin poderme sacar ese anillo que me oprimía el pecho,
un anillo de flores
una corona de flores sin perfume,
sin colores, que raro.

… Y no llegábamos jamás.

0 comentarios:

Seguidores

El café de los poetas

El café de los poetas

Archivo del blog

Rincón de firmas

Datos personales

Jovenes Ecuatorianos, miembros de la Casa de la Cultura de la Ciudad de San Francisco de Milagro, en busca de nuevos proyectos, en busca de personas que amen la poesía y lleven el arte de versar en sus venas. Destinados también a organizar Concursos durante todo el año y con ello que todos puedan intercambiar lenguajes poéticos.