viernes, 2 de octubre de 2009

Decir contrito

¡Ay amor!, nadie te mira cara a cara,
lejos los pájaros libres
del verdadero cariño de la vida;
lejos está el sosiego íntegro por la hierba
fresca aún sin alguna sinrazón.

Te hemos transportado todos en nuestras sombras,
vertiginosos, con miedos,
con la lánguida vanidad diaria
y para las mentiras.

Te hemos utilizado, ¡ay amor!,
te hemos abandonado por maquillajes,
tú, lo más alto y bello, desde cualquier tiempo.

Para sumar medallas, para engañar a dulcísimos anhelos,
para agrandar miserias.

¡Ay amor!, ya nadie, nadie te espera para siempre.
( El silencio roto del viento lo va diciendo. )

0 comentarios:

Seguidores

El café de los poetas

El café de los poetas

Archivo del blog

Rincón de firmas

Datos personales

Jovenes Ecuatorianos, miembros de la Casa de la Cultura de la Ciudad de San Francisco de Milagro, en busca de nuevos proyectos, en busca de personas que amen la poesía y lleven el arte de versar en sus venas. Destinados también a organizar Concursos durante todo el año y con ello que todos puedan intercambiar lenguajes poéticos.