viernes, 2 de octubre de 2009

El camposanto

Tanto silencio
en nichos se arrincona
y duerme mudo,
envuelto entre las sombras.

Arboles tan altos hay,
que para oir se inclinan
el respirar de las hojas
y el palpitar del suelo.

Tanto silencio
en ramos se amontona,
y se va deshojando una corona
que no quiere ver mañana amanecer.

Bruma que cae del cielo como baba
desdibuja el horizonte
con su gris, mi corazón confunde
y lo aprisiona.

Y con mano morosa, como laguna oscura,
de aguas quietas, resbala por las losas
y se funde con la noche.

Llevándose mil estrellas de mil cruces.
La sombra lo empaña todo y nada se deja ver.
Ya no sé si ando senderos o los hago con mis pies.

Ya las tumbas son el suelo, los nichos cielo, tal vez.
Los panteones cipreses,y los caminos van ciegos
con mi recuerdo que fue.

0 comentarios:

Seguidores

El café de los poetas

El café de los poetas

Archivo del blog

Rincón de firmas

Datos personales

Jovenes Ecuatorianos, miembros de la Casa de la Cultura de la Ciudad de San Francisco de Milagro, en busca de nuevos proyectos, en busca de personas que amen la poesía y lleven el arte de versar en sus venas. Destinados también a organizar Concursos durante todo el año y con ello que todos puedan intercambiar lenguajes poéticos.