viernes, 2 de octubre de 2009

Veintiocho

Despojada mi
mente
de sus propias
creaciones,
quedarán las
calles
desiertas y en
penumbra.

El silencio
arrasará
con las
últimas esperanzas
que hasta
entonces
pendían de un
hilo.
Los niños no
correrán
escapando de
sus propias
travesuras.
El sol ya no
dará
en aquella
ventana,
al anochecer,
nunca le
acompañará la luna.

Las promesas
incumplidas,
pasarán el día
a la sombra
del único
árbol en pie,
velando a sus
derrotadas conciencias.
Mi mente se
verá sola,
llena de polvo
y rendida,
ante la inevitable
evidencia.

0 comentarios:

Seguidores

El café de los poetas

El café de los poetas

Archivo del blog

Rincón de firmas

Datos personales

Jovenes Ecuatorianos, miembros de la Casa de la Cultura de la Ciudad de San Francisco de Milagro, en busca de nuevos proyectos, en busca de personas que amen la poesía y lleven el arte de versar en sus venas. Destinados también a organizar Concursos durante todo el año y con ello que todos puedan intercambiar lenguajes poéticos.